El economista Carlos Rodríguez, el economista libertario, uno de los hombres que estuvo más cerca de Javier Milei antes de llegar a la presidencia, cuestionó la interpretación que hizo el primer mandatario sobre el aumento de la tasa de pobreza en el inicio del año. El presidente lo atribuyó a una herencia “de la casta”. El rector de la Universidad del CEMA planteó en cambio que hubo una “gigantesca caída” en los ingresos tras la devaluación y la aceleración inflacionaria que empeoró los indicadores sociales. Además, planteó que la forma en que el Gobierno llegó al superávit fiscal en enero no es sostenible: “No es cuestión de matar de hambre a los jubilados de a poco”, señaló.

Rodríguez, que durante la campaña fue nombrado por el entonces candidato presidencial de La Libertad Avanza (LLA) como jefe de asesores junto con Roque Fernández, abandonó la estructura del partido oficialista antes de la asunción de Milei en la Casa Rosada y consideró que su opinión no era escuchada en el círculo más cercano al presidente.

Usuario muy activo en X, desde ese momento plantea sin miramientos sus críticas al plan económico oficial, al que le cuestiona, en diálogo con Infobae, que “se quedó colgado” en las primeras medidas de devaluación y suba de impuestos como el PAIS: “Devaluaron al cuete (sic) porque no abrieron ni desregularon la economía”, aseguró.

El dato de suba de la pobreza -según estimaciones privadas- fue uno de los temas de debate de los últimos días. Un relevamiento de la Universidad Católica Argentina (UCA) estimó que la pobreza creció hasta 57% en enero, mientras que un trabajo de la UTDT la estimó en casi 47 por ciento.

Milei culpó a la herencia del gobierno anterior por el deterioro de los indicadores sociales. “La verdadera herencia del modelo de la casta: 6 de cada 10 argentinos son pobres. La destrucción de los últimos cien años no tiene paragón (sic) en la historia de Occidente. Los políticos tienen que entender que la gente votó un cambio y que nosotros vamos a dar la vida para llevarlo adelante. No vinimos a jugar al juego mediocre de la política. Vinimos a cambiar el país”, dijo el jefe de Estado.

Sin mencionarlo -de hecho hace algunas semanas decidió bloquearlo en la red social para evitarle a Milei cruzarse con sus opiniones- Rodríguez planteó dos preguntas para cuestionar de manera velada ese razonamiento presidencial. “Se presentan dos preguntas fundamentales respecto del tema de la pobreza: 1-Cómo hizo la Casta para tener 10 puntos de ‘pobreza reprimida’ durante 20 años. Qué instrumentos usó para que esa ‘pobreza reprimida’ no se visualizara en las estadísticas. 2-Cómo hizo la política económica de Milei para sacar a la luz esos 10 puntos de ‘pobreza reprimida’ en sólo dos meses de gobierno”, tuiteó Rodríguez.

“Lo único que hizo (Milei) fue devaluar, lo que cambió fue una inflación de casi 26% en diciembre y de casi 21% en enero con ingresos prácticamente estables”, resumió. Y atribuyó la lógica del jefe de Estado a un discurso político que a un argumento económico: “Los políticos tienen que hablar en castellano, tienen que explicar. No pueden decir cualquier cosa a la gente, a mí eso no me convence”.

Este plan tiene costos. Este es un plan de estabilización, pero se exageró un poco el ajuste y el plan se hizo por la mitad. El DNU no se instrumentó y se devaluó al cuete (sic). Se licuaron los ingresos y no se desreguló, no se bajó el gasto público de verdad”, continuó el fundador de UCEMA. “Yo creo que el aumento de la pobreza fue la enorme suba del precio del dólar, 118%, junto con represión salarial, jubilatoria y de importaciones. Eso produjo una gigantesca caída en ingresos reales, consumo y producción”, había escrito el economista en X.

Carlos Rodríguez, fundador y rector del CEMA

Rodríguez, además, cuestionó cómo el Gobierno llegó al superávit en las cuentas públicas en enero. “Es totalmente engañoso. Se debe al sector externo. La recaudación total de AFIP cayó en términos reales, subió la participación del Estado nacional no coparticipable, que son retenciones y el impuesto PAIS. Los gastos bajaron porque se licuaron, no porque hizo un ajuste estructural. No cerró nada, no despidió a nadie. Licuó jubilaciones y salarios”, disparó el economista liberal.

No podés hacer un plan de estabilización licuando. Si la fuente del gasto es Aerolíneas Argentinas porque gasta mucho, la solución es despedir a los empleados y vender los aviones”, ejemplificó. “Acá le estás bajando el sueldo a los pilotos, poniéndole diésel en en lugar de nafta a los aviones y pidiéndole a los pilotos que sigan volando, hasta que se caiga un avión”, graficó.

Y aseguró que ese modelo de recortes presupuestarios tienen poca viabilidad política y económica en el tiempo. “No podemos esperar hasta que decidamos si los jubilados se mueren de hambre o tienen que volver a trabajar. No es cuestión de matarlos de hambre de a poquito sin decirles lo que va a pasar. No es manera de reducir el gasto público”, concluyó Rodríguez. (Infobae)