Víctor Hutt, docente de Concepción del Uruguay y referente de la seccional de Agmer de esa ciudad, explicó que la incógnita respecto de la continuidad del Fondo Nacional de Incentivo Docente y la ausencia de la Paritaria Nacional Docente muestran que «el conflicto ya está declarado» pero no por los docentes sino entre los gobernadores y la Nación. «Son los gobernadores los que están hablando de conflicto. Los docentes por ahora, estamos mirando este conflicto terrible e inesperado».

En tanto, Miguel Stegbañer, secretario gremial de Agmer Concordia, recordó que el viernes pasado los gobernadores de todas las provincias firmaron un comunicado reclamando los fondos que no está enviando la Nación. «Todo esto pone en serio riesgo la cuestión educativa de cara al inicio de las clases. Estamos al filo de un conflicto. Si no hay recursos, la comunidad y los docentes podemos poner buena voluntad pero sin recursos, se va a complicar muchísimo», manifestó. «Yo creo que, si esto sigue así, vamos a un choque», advirtió.

«Son dos o tres cosas que funcionaban bien desde hace muchos años y que, de golpe, la rompe el gobierno nacional», dijo Hutt.

Una de ellas es el Fonid (Fondo Nacional de Incentivo Docente). Fue establecido por ley nacional en 1998 y establece en su artículo 1°: «Créase el Fondo Nacional de Incentivo Docente, el que será financiado con un impuesto anual que se aplicará sobre los automotores cuyo costo de mercado supere los cuatro mil pesos ($ 4.000), motocicletas y motos de más de doscientos (200) centímetros cúbicos de cilindrada, embarcaciones y aeronaves, registrados o radicados en el territorio nacional, el que se crea por esta ley con carácter de emergencia y por el término de cinco (5) años a partir del 1° de enero de 1998».

«El Fondo se puso para eso. Para que la Nación intervenga ante las provincias que no podían mejorar sus sueldos», remarcó. El dinero que recibe un docente que recién se inicia de ese fondo es $ 28.700 por cargo. «Representa el 10 % de un salario docente inicial. Es una suma importante», dijo. Hutt sostuvo que nadie de la Provincia ha mencionado como se sustituirá ese porcentaje si desde la Nación se mantiene en su postura inicial de no enviar fondos. «Supongo que no pueden porque nuestro salario perdió contra la inflación. Nos dicen que no hay fondos y todavía hay que hacerse cargo de esto que es $ 1.500 millones de pesos por mes», remarcó.

Por el otro, la Paritaria Nacional Docente. «Desde hace muchos, en esta época, se hace una paritaria y hoy no la tenemos», dijo.

«Otra cosa que se paralizan son las obras. Los edificios escolares que tenían obra de Nación se suspenden», indicó.

Hutt dijo que, más allá de los docentes, la sociedad «votó mayoritariamente a este gobierno». Pero hoy el inicio de clases se suma a los conflictos que se viven diariamente que tienen que ver con los perjuicios que ocasionó la caída del poder adquisitivo de la población a causa de la devaluación. «Hoy la sociedad está sufriendo el ajuste, el saqueo de parte del gobierno y entendemos que el inicio de clases va a profundizar mas todo esto que estamos sufriendo».

Ahora deben salir a comprar los útiles escolares y no solo eso. «Ya estamos anticipando que todos los chicos que tienen que ir en colectivo están diciendo que se les complica y que necesitan ir a una escuela más cercana», dijo. «Están desesperados ante lo que implica el aumento del transporte», añadió. Hutt dijo que hasta podría llegar a darse casos de deserción escolar por no poder pagar el transporte.

Por su parte, Stegbañer remarcó que la Nación pagaba el programa «Hora Extendida» que implicaba la extensión de una hora de clases en las escuelas primarias. El 80 % de los fondos de esa hora extra lo pagaba la Nación. «Hoy no hay noticias de que esos recursos estén llegando».

«Pero además ya se cortó el programa Conectar que estaba funcionando. El panorama es muy complejo porque la Nación les tira la responsabilidad a las provincias. Habrá provincias que están un poco mejor que tal vez podrán aguantar pero otras no podrán pagar estos programas nacionales que no están llegando», remarcó.

El miércoles deben presentarse los docentes en la escuelas. El panorama no es el mejor. «Se visualiza un año muy conflictivo también en lo social», indicó. Todos los años, las escuelas se transforman en caja de resonancia de la situación social en la que viven los habitantes de los barrios que las rodean. Pero este año, antes de comenzar las clases, Hutt sostuvo que ya están escuchando que los estudiantes no tienen para comprar útiles o que se les dificulta, de algún modo, el poder ir a clases. «Todas esas problemáticas sociales que vemos en las escuelas, estamos viendo que este año va a ser tremendo», recalcó.

Stegbañer recordó que los fondos que hoy les está retaceando la Nación no han sido gratuitas sino que fueron producto de luchas que han dado los gremios docentes. Vale recordar la Carpa Blanca en los 90. «Yo creo que, si esto sigue así, vamos a un choque», advirtió. «Marzo es un mes clave y va a desnudar muchísimas complicaciones respecto de las políticas que se están llevando a cabo. Hoy estamos en receso. La problemática aparece cuando los chicos deben ir a la escuela», remarcó.

Allí se van a encontrar las dificultades salariales de los docentes con la problemática de los chicos que traen desde sus hogares con padres a los que el sueldo no les alcanza ya que «son licuados por la inflación». (Diario Junio)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *