Lo anunció el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus. La organización Médicos Sin Fronteras reportó un problema similar. Varios medios informaron que los servicios de telefonía e internet habían dejado de funcionar en el enclave.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), al igual que otras agencias de las Naciones Unidas, perdió todo contacto con su personal en la Franja de Gaza, anunció este sábado el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En la noche del viernes, varios medios de comunicación informaron que los servicios de telefonía e internet habían dejado de funcionar en el enclave, blanco de inéditos bombardeos del Ejército de Israel que surgieron como respuesta a una también inusual ofensiva que el movimiento islamista palestino Hamas hizo el 7 de octubre sobre el territorio israelí, con un balance de unos 1.400 muertos y la captura de más de dos centenares de rehenes.

«Hemos perdido contacto con nuestro personal en Gaza, con las instalaciones sanitarias, los trabajadores sanitarios y el resto de nuestros socios humanitarios sobre el terreno», escribió Tedros Adhanom Ghebreyesus en su cuenta de la red social X respecto de la situación en el enclave, donde el Gobierno de Hamas ha confirmado la muerte de más de 7.300 personas en las tres semanas que llevan los ataques israelíes, considerados como crímenes de guerra por la ONU.

La organización médica y humanitaria Médicos Sin Fronteras reportó que experimenta el problema similar.

«Estamos profundamente preocupados por la situación en Gaza. Hemos perdido contacto con algunos de nuestros colegas palestinos sobre el terreno», comunicó el organismo en la misma red social.

Más tarde, en un comunicado similar que recogió la agencia de noticias Sputnik la Media Luna Roja palestina reveló que tampoco podía ponerse en contacto con sus equipos sobre el terreno.

«Las autoridades israelíes han cortado las comunicaciones por cable, teléfono e Internet, lo que ha afectado gravemente la labor de nuestros servicios médicos de emergencia», añadió la organización.

Además, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Coordinadora Humanitaria para los Territorios Palestinos Ocupados (OCHA, siglas en inglés) confirmaron el viernes que han perdido todo contacto con su personal en la Franja de Gaza.

El pasado 7 de octubre, Hamas lanzó miles de misiles desde la Franja de Gaza en un ataque sin precedentes y realizó una incursión armada en las zonas fronterizas del sur de Israel, por lo que el primer ministro del Estado judío, Benjamín Netanyahu, declaró que el país había entrado «en guerra».

En respuesta al ataque sorpresa el Ejército israelí movilizó a 300.000 reservistas, lanzó varias oleadas de ataques aéreos sobre Gaza y está preparando una ofensiva terrestre, que podría ser inminente, según fuentes oficiales y extraoficiales de ambos bandos.

Desde el 9 de octubre Israel mantiene el enclave palestino sin provisiones básicas, si bien el día 16 reinició el suministro de agua para el sur de Gaza, adonde se desplazan estos días cientos de miles de civiles por miedo a la invasión.

El portavoz de las Fuerzas de Defensa de Israel, Daniel Hagari, declaró este sábado que permitirán la entrada de otra caravana de camiones con ayuda humanitaria al sur de la Franja de Gaza.

«Estamos aumentando la asistencia humanitaria a los ciudadanos de Gaza que se han trasladado al sur. Hoy (sábado) permitiremos la entrada de otros camiones con agua, alimentos y medicamentos. Quienes se encuentren en un espacio seguro recibirán alimentos, agua y medicamentos», dijo el vocero en rueda de prensa.

Según las Naciones Unidas, la orden de evacuación emitida por Israel afectará a más de un millón de personas, la mitad de la población de Gaza, y podría acarrear consecuencias humanitarias devastadoras.

La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó el viernes por mayoría una resolución no vinculante que reclama una «tregua humanitaria inmediata y duradera» en la Franja de Gaza y el acceso de ayuda sin trabas para llevar alimentos, bienes y servicios esenciales a la población civil del enclave.

Previamente, la ONU había advertido que los bombardeos contra zonas densamente pobladas y el bloqueo de la Franja de Gaza constituyen crímenes de guerra.

«Estamos muy preocupados por el hecho de que se estén cometiendo crímenes de guerra. Nos preocupa el castigo colectivo infringido a los habitantes de Gaza en respuesta a los atroces ataques de Hamas, que también constituyen crímenes de guerra», afirmó Ravina Shamdasani, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, durante una sesión informativa de la ONU en Ginebra.

Las hostilidades causaron hasta la fecha más de 1.400 muertos y casi 5.500 heridos en Israel, y más de 7.300 muertos y unos 19.000 heridos en la Franja de Gaza, según los últimos datos disponibles, así como más de 200 rehenes retenidos en el enclave, según el Ejército israelí.

Fuente: (Télam)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *