La historia sucedió en un cajero automático del Banco de Entre Ríos sucursal La Paz, donde Karina, una joven de la ciudad que utilizó el servicio, dejó olvidado su teléfono celular. Pensando que ya no lo volvería a recuperar, llegó la sorpresa que compartió en redes y que tuvo cientos de comentarios.

El mensaje que acompañó la fotografía de una de las protagonistas de esta historia


«Es Patricia Centurión ¡¡¡empleada de limpieza del Banco Entre Ríos ¡¡ no la conozco y esta mañana tuvo la grandeza de devolverme el celular que olvidé en el cajero¡¡¡ no tengo palabras para describir el agradecimiento que tengo con ella¡¡¡ Hay gente HONESTA en La Paz. Que Dios le retribuya grandemente su buen gesto¡¡»


Algunos aseguran que no es la primera vez que Patricia, desde su tarea de limpieza en la entidad bancaria, ha protagonizado historias similares. Es que, según indican estadísticas a nivel nacional, son las cabinas de cajeros automáticos uno de los lugares en los que se ha vuelto muy común, por parte de usuarios en general, dejarse olvidadas distintas pertenencias. La más común es precisamente, la tarjeta de cobro.

En el mundo capitalista, el premio al empleado del mes es bien característico. No sabemos si en el mundo del capital financiero tienen esta impronta. Pero en el caso que así fuese, no hay dudas que, en tiempos en que la entidad bancaria suele coleccionar críticas por su pésima atención, el aire fresco ésta vez lo trae este tipo de mensajes, cagados de solidaridad…justamente algo que no suele existir en ese mundo frío y especular.

Puede que la actitud de la empleada paceña sea lo que para muchos, debería hacer cualquier ciudadano de bien y no debería llamar tanto la atención. Sin embargo, el fenómeno multiplicador de las redes sociales convierten en viral un accionar que, lamentablemente dejó de ser lo acostumbrado en este tiempo en el que parecen reinar otros valores.

Por Pcv

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *